Entreno

Mi forma de entrenar se basa en el feeling, en las ganas que tengo de subir una montaña o descubrir un valle. 
El entreno es el objetivo en sí mismo, y no debe ser una obligación para llegar en forma a una carrera.
Esto no es un plan de entrenamiento a seguir. Cada persona tiene unas características, disponibilidades y motivaciones distintas y el entrenamiento debe adaptarse a eso.

 

Datos

 

550.000 m desnivel/año
1.000 horas de entreno/año
15.000km recorridos/año
Entreno 7 días a la semana

Generales

Divido el año en dos temporadas: trail running en verano y esquí en invierno.

Esquí (de noviembre a mayo)

La temporada de invierno la divido en dos partes: en noviembre y diciembre es la pretemporada en esquí de montaña. Suelo hacer entre 20 y 30 horas por semana, con volumen (unas 3-4 horas por la mañana y 1-2 horas por la tarde). De enero a mayo es la temporada en sí. Suelo participar en 20-25 carreras entre Copa del Mundo, Campeonatos del Mundo, de Europa y de España entre otros. En este periodo, el entreno es de entre 15 y 30 horas por semana haciendo mucha recuperación e intensidad.

Trail running (de mayo a octubre)

En verano, la temporada es de mayo a octubre. Suelo hacer entre 20 y 35 horas por semana de volumen, o volumen alto. Suelo hacer un par de salidas al día de entre 2 y 7 horas, dependiendo del día. En esta temporada el 80% del tiempo lo paso corriendo y el 20% restante en bicicleta de carretera.

En total, hago unos 300.000 metros de desnivel al año en esquí de montaña, con unas 500 horas en total. En verano, corriendo suelen ser unos 250.000 metros de desnivel, dedicándole unas 500 horas.
Entreno 7 días a la semana.

Cinco consejos para entrenar y competir en la montaña

1. Disfrutar para mejorar

Hay que disfrutar de cada día y de cada salida. No hay que pensar que se está entrenando por "obligación" o para mejorar, sino porque nos apasiona lo que estamos haciendo. Lo más importante es ser coherente con los objetivos que uno se pone, ser consciente de lo que se puede ganar y perder, y seguir siempre motivado. No hacer de ello una obligación, sino una forma de vida. De esta forma, el progreso será enorme.

2. Material

Hay que probar todo el material antes de cualquier competición. Todo debe estar bien testado para estar seguros que se adapte bien a nosotros, a nuestra forma de correr y nuestra morfología. También es importante que sea material especifico para la montaña, ya que este material está especialmente concebido para un entorno concreto.

3. Sentidos

Correr en la montaña no es correr: es una experiencia de los 5 sentidos. Por lo tanto, hay que ver los paisajes, oler la tierra, sentir el viento.. ¡No  hay que olvidarse de disfrutar de esto!

4. Progresión y bajadas

En las bajadas, hay que relajarse, perder el miedo y echarse para adelante; ¡hay que hacer como si se estuviera bailando!

También debe tenerse en cuenta que no se puede pasar de 0 a 100 solo en proponérselo. Hay que empezar con corto y no muy técnico e ir progresando en función de lo que nos pide el cuerpo: escuchar el cuerpo es mi mejor consejo.

5. Seguridad

Ante todo, hay que pensar que nuestro deporte se realiza en un entorno natural que no controlamos. Es por ello que hay que aprender a conocer la montaña, y también la manera como nosotros interactuamos con ella. Debemos tomar siempre todas las medidas de seguridad, mirar la previsión del tiempo, no ir solo a la montaña, confiar en especialistas, etc. Yo nací y crecí aquí,  y llevo muchos años saliendo a la montaña como parte de mi rutina diaria, y es por ello que pueda que tenga más experiencia en algunas circunstancias. Aun así, no por ello voy a ser negligente en medidas de seguridad o de protección.

La montaña es dura, y a pesar de ser meticulosos es peligrosa. Es por ello que hay que ser humildes frente a ella, pues nuestros fallos, especialmente cuando vamos ligeros, se pueden pagar caros. Debemos aceptar y ser conscientes de los riesgos que queremos tomar individualmente y con las personas que nos acompañan, en función de nuestras capacidades físicas, técnicas y también de nuestra experiencia.

Y después de esto, sólo queda una cosa…¡Disfrutar!