Blog
22 Enero 2017
/

Font Blanca - Andorra

Kilian Jornet demuestra en su décima temporada en la élite que sigue estando igual de motivado que aquel chaval con cresta que llegaba a las carreras en furgoneta. En Andorra llevaba tres años seguidos sin bajarse del escalón más alto del podio y a pesar de llegar con algunas molestias musculares esta mañana ha terminado segundo en la prueba vertical que se disputaba en Arcalís. Ayer participó en la prueba individual, donde terminó sexto.
 
Ha sido un fin de semana con dos carreras muy bonitas. El tiempo y la calidad de la nieve nos han permitido disfrutar de unos recorridos técnicos y muy bonitos por las montañas de Andorra que hacía tiempo que no podíamos disfrutar, y a pesar de todo yo sigo igual de motivado que el primer día”, explicaba Jornet
 
La Font Blanca inaugura este año la Copa del Mundo de esquí de montaña donde Jornet tiene por objetivo intentar revalidar el título que ya consiguiera el año pasado. Hoy ha finalizado en segunda posición en la prueba de cronoescalada por detrás del suizo Martin Werner y por delante del jóven Remy Bonet. La prueba vertical se ha disputado en la zona de Arinsal, donde los atletas han tenido que superar un desnivel de 730m por pista hasta llegar a la zona alta de la estación.
 
No sabía qué tal me encontraría hoy después de los problemas musculares de ayer, pero ha ido bien. Hemos salido un grupo de varios corredores y hemos ido avanzando juntos, pero enseguida hemos visto que Martin tenía mucha garra hoy y que se nos escapaba. Yo he ido avanzando y al final he podido atacar un poco y llegar segundo”, comentaba Jornet.
 
Ayer por la mañana se disputaba a su vez la prueba individual, una carrera técnica y marcada por los gruesos de nieve considerables acumulados en la última semana. La prueba andorrana es la primera de las cinco que constituyen la Copa del Mundo de esquí de montaña.
 
Los esquiadores escuchaban satisfechos el viernes por la tarde al director de la carrera, que en el briefing les explicó que se realizaría la carrera por el trazado original, muy alpino y con canales y cresteríos que pusieron a prueba las capacidades técnicas de los corredores. Las nevadas de la última semana han sido una bendición para la carrera, que ha presentado un circuito muy competitivo y donde los corredores han podido disfrutar del puro espíritu del esquí de montaña.

A las 9h30 de la mañana los 52 esquiadores venidos de 12 países no dejaban de mover las extremidades para entrar en calor bajo el arco de salida en la zona de la Coma, en el punto intermedio de la estación de Arcalís. A pesar del frío, la temperatura fue agradable durante toda la mañana. Tras el pistoletazo de salida, el grupo se estiraba rápidamente y Jornet se situaba en las primeras posiciones para afrontar un recorrido de cinco subidas y bajadas con 1.625m de desnivel positivo para ascender primero la Bretxa de Arcalís (2.725m), el Port del Rat (2.540) y culminaría con una ascensión con los esquís en la mochila hasta el Coste Grande a 2.865m. Desde allí, una última bajada para volver a la zona de meta.
 
Jornet salía rápido pero enseguida notaría como las piernas no tiraban y le costaba seguir el ritmo frenético que impuso el italiano Damiano Lenzi desde el principio. A pesar de ver que no era el día para luchar por la victoria, explicaría: “En la segunda subida nos quedamos un grupo de unos cuantos esquiadores para ir a luchar por el podio. Finalmente se me han escapado también los primeros y he luchado por mantener la sexta plaza, y así sumar algunos puntos en la clasificación. Veremos si las piernas se ponen a tono para las próximas carreras. En el esquí de montaña todo se tiene que luchar mucho, así que la motivación sigue intacta. El nivel en esta copa del mundo es muy alto, así que habrá que pelear fuerte en todas las carreras”. Finalmente, Lenzi fue penalizado por entrar con un solo bastón y la victoria se la llevó el alemán Anton Palzer. Lenzi fue segundo y tercero fue el francés Xavier Gachet.
 
La Copa del mundo no se mueve del Pirineo y se desplaza el próximo fin de semana hasta Cambre d’Aze, donde se disputará la segunda manga de la competición.

Foto: ISMF Press Office