Blog
17 Julio 2016
/

Besando la Hardrock por tercera vez

Tercera Hardrock consecutiva y tercera victoria. Esta vez, compartida. Tras correr juntos durante casi 23h, Kilian Jornet y el local Jason Schlarb han decidido llegar juntos y ser los primeros en besar la preciada Hardrock de la carrera de ultra distancia americana. La cita es una de las pruebas que Kilian Jornet tenía en aquella lista que hizo con 16 años. En 2014, el atleta de la Cerdanya visitó por primera vez las montañas de San Juan y sumó su primer triunfo estableciendo un nuevo récord de la prueba. Esta vez, ha vuelto a disfrutar, a ganar y a completar al lado de Schlarb la mítica Hardorck quedándose cerca del registro histórico que marcó hace dos años. Jornet y Schlarb han besado la roca con el logo de la prueba grabado tras 22h58’28’’ de carrera.

"En las carreras de larga distancia lo más importante es el viaje, el descubrir y compartir momentos y sensaciones con la naturaleza, los voluntarios y los demás corredores. Tras pasar casi 23 horas juntos no tenía sentido ganar por 1 o 5 minutos”

A las 6 de la mañana hora local, arrancaba la cita americana, que este año se corría en el sentido de las agujas del reloj. A lo largo de los 160 km (100 millas), con un desnivel acumulado de 20.132m alrededor de la cordillera de San Juan, los participantes se verían acompañados de buen tiempo en gran parte del recorrido. Esperándoles, zonas técnicas, un recorrido salvaje y hasta 13 pasos por picos de más de 3.700m, con el punto más alto del recorrido en Handies Peak, a 4.281m.

El dos veces ganador del UTMB, Xavier Thévenard, saldría con fuerza y sería el que lideraría la prueba durante los primeros compases pero, a partir del kilómetro 11, Jornet, Thévenard y el de Colorado, Schlarb, cuarto en 2014 en UTMB, formarían un trío que avanzaría junto hasta pasado el 33. Sin embargo, en Kroger (Km, 51), Thévenard y Jornet empezarían a distanciarse de Schlarb que pasaría a siete minutos de ambos. Poco después de ese punto, en el km 69, justo después de Ouray, sería Emelie Forsberg quien haría de pacer a Jornet durante unos kilómetros.

Jornet y Théverand seguirían muy cerca el uno del otro a su paso por Engineer y Grouse Gulch, haciendo disfrutar a un público que ha podido verlos coincidir en contadas ocasiones con Schlarb algo más alejado. Thévenard y Jornet, dos de los mejores corredores de ultra distancia de la historia en una prueba mítica, avanzando a buen ritmo y, anunciando, por momentos, un posible nuevo récord de la prueba. Sin embargo, en Sherman (Km, 114), Jason Schlarb se volvería a enganchar a ambos y sería el que junto a Jornet lideraría la Hardrock en los siguientes compases de la prueba, distanciándose ambos del francés que pasaría a estar a 14 minutos.

Las sensaciones han sido buenas desde el principio. Había mucho nivel, corredores muy buenos. Nos hemos escapado con un grupo y hemos ido bastante juntos con Xavier y Jason hasta mitad de carrera. Allí, nos marchamos con Xavi pero Jason se nos volvió a unir y pasamos toda la noche corriendo juntos”, explica Jornet.

Serían, ahora Jornet y Schlarb los que correrían juntos, tranquilos, ayudándose el uno al otro y compartiendo incluso comida en los avituallamientos. Así cerca del final, tras compartir tantos momentos en la Hardrock decidirían seguir el uno al lado del otro para compartir victoria en una de las pruebas de ultra distancia más auténticas del calendario. Tras 22h58’28’’ de carrera, Jornet y Schlarb besarían juntos la Hardrock para sellar su victoria compartida.

Tras ponerse de nuevo el dorsal para disfrutar por los senderos de la Hardrock, Kilian Jornet, se centrará en preparar el próximo reto del proyecto Summits of My Life: el ascenso al Everest.