Blog
9 Agost 2010
/

Simplemente, Sierre-Zinal

Hoy nos hemos reunido en Sierre más de 3000 amantes de la montaña, entre corredores, "turistas" y jóvenes promesas para recorrer el camino que nos separaba de Zinal. Después de 37 ediciones el espíritu sigue siendo el mismo, y la organización, lejos de cansar-se, busca superar-se cada día.

Durante toda la semana tuve muy buenas sensaciones entrenando, preparé bien la carrera, reconociendo el recorrido y tenía la motivación más allá del 100% después de la carrera que me salió en el Giir di Mont. Además, correr en Sierre siempre motiva, sabes que vas a encontrar a los mejores del mundo, pese a las absencias de Dega, Jono y Rickey, estarían en la salida corredores de la talla de Shiessel, Kuprizka, Ançay, Costa, De Mateis... La cosa pintaba muy bien hasta que, el sábado, al descender del teleférico (la organización invitó a todos los atletas elite a comer en un magnifico restaurante con unas vistas sobre los 6 cuatro miles de la región) me picó una avispa. Hacía tres semanas que en Bormio me picó una cuando iba en bicicleta que me hizo descubrir que era alérgico, teniendo que acudir al hospital de inmediato. Esta vez no fue tan grave, pero la reacción se hizo notar un poco durante la noche y por la mañana no estaba seguro de cual iba a ser mi rendimiento.
A las 9 en punto de la mañana, se ha dado el tiro de salida en la carretera de Sierre, las sensaciones no eran malas pero a los pocos minutos he empezado a sentir que algo no iba bien, ganas de vomitar y las piernas muy pesadas. Sería un día de sufrir, y mucho! Se ha formado desde el principio un grupo con Shiessel, De Mateis, Costa, Kuprizka y yo que hemos ido juntos durante toda la subida. Al llegar al avituallamiento de Chandolin, a mitad de carrera, Costa ha acelerado el ritmo dejando uno a uno a todos los corredores, he podido aguantar su ritmo a duras penas hasta que antes de llegar al Hotel, giro la cabeza, y como el año pasado, veo a un gran Tarcis Ancay que ha hecho una gran sección de llano y viene rápido hacia nosotros, llevando consigo a Robert Kuprizka. A partir de allí, ha sido una lucha de 4, nadie se soltaba y nadie quería (o podía) atacar. Y allí ha sido cada uno a jugar sus mejores cartas, Tarcis lo ha probado en el llano, tirando muy fuerte, pero nadie ha soltado, y yo, a falta de 3km de bajada he podido sacar un poco de tiempo para llegar a meta delante de Cesar Costa y Robert Kuprizka. Terminando muy muy contento por la carrera, ya que ha sido una verdadera lucha hasta los últimos metros.

Por lo demás, la organización, perfecta, buscando e invitando cada año a mas corredores, con un trato inmejorable, Gracias Alexandra! El Publico impresionante, como siempre en esta carrera, el paisaje, con los 5 cuatro-milles y el valle de Annivers, indescriptible. A mi entender, una de las "incontournables" junto a Zegama y el Giir di Mont, simplemente, Sierre-Zinal.