Blog
13 Juny 2010
/

Entre aguas para encontrarse a uno mismo

Sin tiempo de descansar y pensar lo que ha sido esta transpirenaica, descansando en el Valais suizo vuelven a mi miles de imágenes, de momentos que hemos vivido durante estos ocho días para unir el Océano Atlántico al Mar Mediterráneo. Han sido unos días muy intensos y información, videos, fotos...hay en enorme cantidad.

Estoy satisfecho, muy satisfecho por lo que hemos conseguido, dar a conocer estas maravillosas montañas. Creo que toda la gente que vio o vino a correr se quedó con ganas de volver a pisar estos terrenos, y este era nuestro primer objetivo. Estoy satisfecho por haber conocido mejor las montañas donde vivo y haber descubierto o redescubierto parajes impresionantes.

Estoy satisfecho por haber compartido esta aventura con tanta gente. Normalmente, el 99% de las veces los deportistas de alto nivel somos egoístas, egocéntricos, va en el ADN de la competición, pero el haber compartido esta travesía con tanta gente te hace ver que uno solo no es nada, que dependemos de tantas cosas. Yo no considero que HAYA conseguido esta travesía, considero que HEMOS conseguido esta travesía. El equipo, Joan, Greg, Patrick, Lotta, Thierry, Olivier, Sonia, David, Migoo, Edu...la familia que también me siguió de cerca, corriendo también muchos kilómetros, los que vinieron a acompañarme que no voy a citar porqué erais muchos los que vinisteis a darme vuestro apoyo...

Estoy satisfecho, porqué los tiempos, los récords o las victorias se olvidan pero los momentos que he vivido durante esta travesía nunca se van a borrar de mi memoria.

Pero el tiempo para reflexionar es corto y nunca hay que mirar atrás, tenemos que mirar adelante y seguir nuestro camino, seguir buscando montañas a las que ir a correr y nubes con las que soñar.